Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

miércoles, 23 de abril de 2014

María Teresa León. Metáfora para ¿niños? Rosa Fría patinadora de la luna


Cuando uno intenta disimular las canas por ese prurito u obligación social que nos conduce a la “anti edad” –expresión por cierto altamente ridícula- leer un cuento así, en frío, parece fuera de espacio y tiempo. Las posibles suspicacias se atenúan si decimos que leemos  a María Teresa León Goyri,  activista política, embajadora de las letras españolas y fértil escritora.

El cuento que pone título a la lectura de este mes invita a identificar un término real con uno imaginario;  da pie a la interpretación voluntaria entre dos conceptos. En definitiva, para no ponernos eruditos: es metáfora. La vida está llena de ellas; María Teresa León bajo la cobertura del cuento envuelve fantasía y realidad para que el lector elija o se quede con ambos conceptos:
  • Recadera azulina  ¿Podría ser metáfora de la Vía Láctea?
  • Vaca con doce manchas rojas y cuernos chiquititos. Imaginemos un gracioso reloj, seguro que cerrando los ojos podemos verlo y vendrá a nuestra mente la idea del tiempo.
  • En la casa de la Luna sólo le cabe la cara. De niños –y no tanto- ¿No es cierto que  vimos y en momentos de nostalgia vemos la luna como una cara?
  • El aullido de los lobos  llevó el resplandor de la Luna a la Tierra para asustar a los niños pero no lo consiguió; sólo el espantapájaros se queda inmóvil de miedo y ahora hace reír a los niños, los pájaros y la Luna. Releyendo el párrafo, la palabra hecha imagen transmite el concepto de superación.
  • Nieve-confeti en el pasillo. Para un niño un pasillo con confeti, puede ser una pista de esquí, un mar, un río.
  • Humo, Vaho, Ladridos, Suspiros, Miradas.. Contaminación, temor, angustia, contrincantes del día a día, vienen a morir en mi, quien no gane morirá –miedo.

Mientras el carrusel de atracciones Ortega gira, la carroza, los caballos, el cerdito, el pato, la chocolatera, el león, se llevan del recuerdo de nuestra lectura muchas metáforas más. Por la escalera un niño desciende en brazos de la abuela, hada madrina de la custodia compartida. Metáfora de una realidad.
Puestos a buscar, hay muchas más



4 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Para niños y para niños grandes. Con metáforas o sin metáforas, todos captan su belleza.
¿Estabas allí al pie del tíovivo con algún pequeño?

Feliz Día del Libro, Paco.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Y lo gracioso es que un niño capta estas metáforas mejor que cualquier adulto que haya perdido las ganas de ser niño... que no es tu caso. Magnífico, Paco.

Gelu dijo...

Buenas noches, Paco Cuesta:

Me ha llamado la atención, la vitalidad de la señora en la escalera con el niño en brazos.
Bonito carrusel.
Creo que los mayores, casi sin querer, analizamos demasiadas cosas al leer esta clase de literatura.

Un abrazo.

pancho dijo...

Leer es entender y sintetizar, cada lector interpreta los símbolos según su bagaje cultural e intereses.
Ponerse a buscar, he ahí la clave de la lectura provechosa.
Un reloj que no ande o que ande al revés, eso es lo que a mí me gustaría.
Un abrazo.