Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

jueves, 19 de marzo de 2015

Narrar desde dentro. El héroe discreto: Mario Vargas Llosa


Los escritores hispanoamericanos que comienzan a publicar en los años cuarenta manifiestan ya una profunda revolución literaria en la narrativa totalmente distanciada de la tendencia exotista inicial. Fruto de esta revolución renovadora es  el realismo mágico que supone la búsqueda de la propia realidad a través del mito y la historia para trasvasar esa unidad cultural americana al mundo narrando desde dentro, desde su propia identidad. El héroe discreto cumple la función de narrar “desde dentro” la circunstancia de una ciudad del norte del Perú (Piura), que bien pudieran ser otra, sirviéndose de Félicito e Ismael para representar a sus habitantes.

Felícito e Ismael prototipos de clases sociales diferentes en origen y en planteamientos, me llevan a pensar si Vargas Llosa no estará estableciendo en cierto modo una comparación entre aquella imagen del “buen salvaje” que Colón, no muchos años antes reflejaba en su Diario:

Ellos no traen armas ni las cognocen porque les amostré espadas y las tomaban por el filo, y se cortaban con ignorancia […] Ellos deben ser buenos vevidores y de buen ingenio, que veo que muy presto dicen todo lo que les decía… (Jueves 11 de octubre de 1492).

y los razonamientos del sargento Lituma de El héroe discreto ante la denuncia de un chantaje:

Cuando Piura era una ciudad pobre, estas cosas no pasaban. ¿A quién se le iba a ocurrir entonces pedirle cupos a un comerciante? Ahora como hay plata…

Entiendo que El héroe discreto alejada ya del boom y el realismo mágico aun con su juventud reafirma la realidad de la América de hoy añadiendo algunas cuestiones que el lector debe, según su criterio, responder: ¿La solución a los problemas de los pueblos está en la política? ¿En la economía? ¿En el comportamiento y valores de cada uno de nosotros?  ¿Es el progreso la causa de nuestros males?

Al margen de convicciones sociales (o tal vez convenciones) El héroe discreto tiene a mi juicio cierto tono ejemplarizante presentando la vida misma a través de héroes discretos. Todo sazonado con  “lindo” vocabulario que nos sitúa en el Perú de Vargas Llosa.

  • Guayabera: Camisa masculina con mangas cortas o largas, adornadas
  • Colerón: Padecimiento rabia enojo
  • Cremolada: Especie de granizado de fruta (mango etc.) leche condensada limón y hielo.
  • Cachaco.- Hombre joven, elegante y atento. Coloquialmente lechuguino, petimetre, en Perú agente de policía.
  • Yanacón: Indio que es arrendatario de la tierra que cultiva.
  • Chicha: bebida alcohólica derivadas de la fermentación no destilada del maíz y otros cereales originarios de América.
  • Chichería: el establecimiento (bar) donde se sirve esta bebida.

3 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Es una reflexión divertida y amena, como quitándose importancia, del Perú actual. Bien visto, Paco.

Abejita de la Vega dijo...

Desde dentro, desde su propia identidad, desde el mestizaje de blanquitos y cholitos. Che gua.

Así es Perú, mezcla de culturas, imposible volver al buen salvaje.

Un placer visitarte. Un abrazo, Paco.

Myriam dijo...

Me encantó tu comentario!!!! No sé lo del salvaje de Colón pero yo que he vivido unos años en Colombia (no conozco aún Perú por eso de la guerrilla, ché guá) las ciudades y los personajes cde V. Ll se me hacen muy familiares, muy reconocibles y bien distintos a los del sur de Suďamérica.

Besos